Blogia
cineblog

El nombre de la rosa (novela vs película)

El nombre de la rosa (novela vs película)

Tenía ganas de envenenar a un monje”. Ésa fue la razón que Umberto Eco da en sus “Apostillas a El nombre de la rosa” sobre los motivos que le habían impulsado a publicar, en 1980, su gran novela histórica.

 

El argumento es sobradamente conocido por el gran público:

 

Noviembre de 1327. Fray Guillermo de Baskerville (Sean Connery) y su discípulo Adso de Melk (Christian Slater), acuden a una abadía benedictina del norte de Italia para esclarecer la muerte del joven miniaturista Adelmo da Otranto... que no será la única víctima. El móvil parece ser unos antiguos tratados aristotélicos sobre la licitud de la risa que se encuentran en la biblioteca, la mayor del mundo cristiano. ¿Quién es el asesino? ¿Qué hicieron sus víctimas para morir asesinadas?

 

Umberto Eco también da, en sus “Apostillas…”, una de las mejores definiciones posibles de novela histórica, al distinguir tres formas de narrar sobre el pasado. Una es cogiendo ese pasado como mera escenografía o pretexto para dar rienda suelta a la imaginación, al modo de Tolkien. La 2ª es utilizar personajes reales, que hacen cosas reales o inventadas. Es el caso de D’Artagnan y Richelieu en la novela de Dumas. La 3ª posibilidad es el de la novela histórica propiamente dicha: no hace falta que los personajes sean reales, pero sí que todo lo que hagan y digan sea lo que hubieran dicho y hecho si hubieran vivido en aquella época. Es el caso de El nombre de la rosa. Eco crea una Edad Media perfectamente real, perfectamente medida hasta el más mínimo detalle.

¿Y por qué la Edad Media?Ni qué decir tiene que todos los problemas de la Europa moderna, tal como hoy los sentimos, se forman en la Edad Media: desde la democracia comunal hasta la economía bancaria, desde las monarquías nacionales hasta las ciudades, desde las nuevas tecnologías hasta las rebeliones de los pobres… La Edad Media es nuestra infancia

El libro de Eco es una maravilla absoluta que puede leerse desde múltiples puntos de vista (novela de misterio, crítica social, ensayo sobre filosofía medieval, libro de arte…). La adaptación cinematográfica de Jean Jacques Annaud, si bien es bastante correcta, no resiste la más mínima comparación con la novela.

 

Para empezar, es imposible condensar un libro tan rico en un par de horas de metraje, con lo cual muchas cosas importantes son alteradas, se dejan sin explicar o incluso se omiten. Hay demasiadas concesiones al cine comercial (quizá la más sangrante de todas, dar tanto protagonismo a la relación carnal entre Adso y la chica, que en el libro apenas son un par de párrafos…); la ambientación y el decorado, deslucidos. ¿Por qué tenían que cambiar el laberinto, convirtiendo una idea genial en una maraña de escaleras sin sentido? ¿Por qué cambiaron el final? Annaud, defendió su obra, afirmando que Eco le había dado permiso desde el principio "para traicionar el texto de su novela". Nunca el verbo “traicionar” estuvo tan bien utilizado… De hecho, Eco se negó a ir al estreno y nunca ha querido hablar de la película.

 

Es cierto que un punto a su favor fue el reparto, empezando por un magnífico Sean Connery, y unos secundarios a cual mejor. Eso si, Christian Slater desaprovechó la oportunidad de hacer el mejor papel de su vida.

 

Tenían a Sean Connery, tenían la abadía, tenían la historia, lo tenían todo... Pero el resultado de esta co-producción europea de gran presupuesto es una cinta oscura que da sólo lecciones elementales y suscita débiles emociones.

 

Si aún no habéis leído el libro, por favor, hacedlo ya!

 

Por cierto, la semana que viene, al coincidir con martes de carnaval, nos tomaremos un descanso. El próximo post se publicará ya el 3 de marzo. Nos leemos!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Adriana -

gracias por tu aportación, Chema!

Chema -

Hola.

A pesar de que no he leído el libro, no tengo ningún problema en decir que la película es más que correcta, como tu dices. No dudo de que el libro sea mejor, ya que está claro que en él se puede profundizar mucho más pero, en definitiva, creo que la infravaloras demasiado.

La verdad es que me he ido un poco por las ramas... lo que realmente quería comentar es que Eco puede que no fuese al estreno pero vió la película y salió encantando (diciendo que lo que más miedo tenía era el papel del protagonista interpretado por Connery). Además estuvo interesado en como iban las cosas durante el rodaje y preproducción, pero manteniendose al margen. Es algo que sale en un documental incluido en la edición de 2 dvds de la película.

Por cierto, me has despertado la curiosidad de saber como es el laberinto en el libro... y, aunque me lo leeré a largo plazo, si alguien pudiera comentarlo le estaría eternamente agradecido.

Nada más, un saludo.

Edgar Ornelas -

Muy buena pelicula!
Excelente libro, mucho mas solido y fuerte en cada aspecto.

Adriana -

Para mi es suficiente premio ver como crece mi "comunidad de lectores", y que me déis esos ánimos. Gracias!

Verónica -

He llegado tarde a este club del cine, pero es que me engancho cada vez más, es increíble las críticas que realizas, que tanto si son a favor como en contra de la peli hacen que pique la curiosidad y te pongas a verla en el momento. He de decir que esta peli ya la vi varias veces, y a mi me gustó, tal vez bajo mi punto subjetivo de que me encanta Sean Connery, pero también he de decir que me ha picado la curiosidad y creo que voy a empezar a leer el libro. Deberías pensarte seriamente publicar tus críticas en revistas cinéfilas, eres genial para enganchar a la gente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres