Blogia
cineblog

Discurso de Howard Roark en la película “El manantial” (King Vidor, 1949)

Discurso de Howard Roark en la película “El manantial” (King Vidor, 1949)

Hace algunos meses comentamos en este blog la película dedicada a Frank Lloyd Wright, uno de los arquitectos más destacados de EEUU. Y hacíamos referencia al discurso final, ante el tribunal. Independientemente de si estamos de acuerdo o no con la idea de “obra de autor” (y los más que polémicos “derechos de autor”…), el discurso en sí no tiene desperdicio. Aquí está.

 

"Hace millones de años un hombre primitivo descubrió cómo hacer fuego. Probablemente fue quemado en la hoguera que él había encendido para sus hermanos pero les dejó un regalo inimaginable al hacer desaparecer la oscuridad de la tierra.

 

A través de los siglos hubo hombres que dieron los primeros pasos por nuevos caminos apoyados solamente en su visión. Los grandes creadores, los pensadores, los artistas, los científicos, los inventores lucharon contra sus contemporáneos. Se oponían a todos los nuevos pensamientos, todos los nuevos inventos eran denunciados y recusados pero los hombres con visión de futuro salieron adelante.

 

Lucharon, sufrieron y pagaron por ello, pero vencieron. Ningún creador estuvo tentado por el deseo de complacer a sus hermanos. Ellos odiaron el regalo que él ofrecía, su verdad era su único motivo, su trabajo era su única meta. Su trabajo, no el de los que se beneficiaran de él. Su creatividad, no el beneficio que de ella obtendrían otros. La creación que daba forma a su verdad.

 

Él mantenía su verdad sobre todo y contra todos. Seguía adelante sin tener en cuenta a los que estaban de acuerdo con él o a los que no. Con su integridad como única bandera. Él no servía a nadie ni a nada. Sólo vivía para sí mismo. Y sólo viviendo para sí mismo pudo lograr las cosas que luego se han reconocido como la gloria de la humanidad.

 

Esa es la naturaleza de la creatividad, el hombre no puede sobrevivir si no es a través de su mente. Llega al mundo desarmado, su cerebro es su única arma. Pero la mente es un atributo del individuo, es inconcebible que exista un cerebro colectivo. El hombre que piensa debe pensar y actuar por sí solo. La mente razonadora no puede funcionar bajo ninguna forma de coacción, no puede estar subordinada a las necesidades, opiniones o deseos de los demás, no puede ser objeto de sacrificio.

 

El creador se mantiene firme en sus convicciones, el parásito sigue las opiniones de los demás. El creador piensa, el parásito copia. El creador produce, el parásito saquea. El interés del creador es la conquista de la naturaleza, el interés del parásito es la conquista del hombre. El creador requiere independencia, ni sirve ni gobierna, trata a los hombres con intercambio libre y elección voluntaria; el parásito busca poder, desea atar a todos los hombres para que actúen juntos y se esclavicen. El parásito afirma que el hombre es sólo una herramienta para ser utilizada, que ha de pensar como sus semejantes y actuar como ellos y vivir la servidumbre de la necesidad colectiva prescindiendo de la suya.

 

Fíjense en la historia. Todo lo que tenemos, todos los grandes logros, han surgido del trabajo independiente de mentes independientes y todos los horrores y destrucciones, de los intentos de obligar a la humanidad a convertirse en robots sin cerebros y sin almas, sin derechos personales, sin ambición personal, sin voluntad, esperanza o dignidad. Es un conflicto antiguo, tiene otro nombre: lo individual contra lo colectivo”.

 

¿Qué os parece? El tema puede dar lugar a un interesante debate... animáos a escribir vuestras opiniones! 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Adriana -

muy interesante tu aportación, gracias por compartirla con nosotr@s.
alguien más se anima a añadir comentarios? :-)

Tú y Yo -

Yo creo que no tienen porque ser realidades contrapuestas. Lo individual se puede apoyar en lo colectivo: el trabajo en equipo, la suma de individualidades en un equipo puede dar lugar a esas creaciones (además compartir la alegría de esa creación provoca más satisfacción). Aunque yo estoy de acuerdo, en que si tienes un sueño (o llámalo creación) hay que buscarlo, aunque los demás piensen que estás loco, solo la busqueda de ese sueño ya es un premio, aunque luego no llegues a conseguirlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres